Los premios anuales ‘San Isidro’, convocados por el ilustre Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Castilla y León y Cantabria en su XXI edición, se han fallado recientemente. Estos galardones tienen por objeto potenciar, valorar y reconocer el esfuerzo de los alumnos y futuros ingenieros agrónomos como agentes de innovación y desarrollo del medio rural.

Al citado concurso se han presentado ocho trabajos seleccionados previamente de los centros universitarios de Castilla y León, valorándose su desarrollo, su grado de adaptación formal a la normativa vigente, la innovación tecnológica, la originalidad de la propuesta planteada y la alternativa elegida.

De todos ellos, ha sido elegido con el primer premio el presentado por el alumno de ETS de Ingenierías Agrarias de Palencia, Rodrigo de la Fuente González, titulado ‘Proyecto de edificación de sala de catas, acondicionamiento y ajardinamiento de un espacio para enoturismo en una bodega de Ribera del Duero, en Peñafiel (Valladolid)’. Como tutores ha contado con los profesores de la ETSIIAA: Andrés Martínez Rodríguez y Beatriz Urbano López de Meneses. El premio aporta una dotación económica de 400 € y la colegiación gratuita en el COIACLC durante tres años.

El proyecto consiste en el acondicionamiento de parte de la parcela de una bodega de Ribera de Duero, en el que se realiza una edificación enfocada en actividades destinadas al enoturismo. Su principal actividad sería su uso como sala de catas y en ella, se establece una cubierta vegetal extensiva “techos verdes ecológicos” y un jardín vertical liofilizado en la misma sala principal. Junto a ello, en el citado proyecto, se realiza el ajardinamiento de la parcela y el diseño de la red de riego, priorizándose técnicas de xerojardinería y el uso de especies autóctonas y pradera rústica en sustitución del césped tradicional. La finalidad es que el conjunto consiga aumentar el atractivo de la bodega y generar un valor añadido para esas actividades de enoturismo.

Además, Rodrigo nos comenta que desde el primer momento tuvo la intención de realizar un trabajo que estuviera relacionado con proyectos de edificación ambiental y el paisajismo: «Siempre me ha interesado desarrollar mi carrera en el ámbito del medio ambiente, de hecho, me especialicé en ingeniería ambiental”, apostilla.

Una de las opciones que más le ha llamado la atención es la de las cubiertas jardinadas y realizar a la vez el ajardinamiento de la parcela ya que considera que «es muy importante que los nuevos proyectos de edificación, que se realicen en la actualidad, pongan especial foco en el medio ambiente, la sostenibilidad y criterios basados en la arquitectura e ingeniería bioclimática”.

¿Necesitas ayuda?
¿Necesitas ayuda?